El cultivo de las hierbas medicinales.

Cultivar en nuestra propia casa las plantas que podemos comprar en la tienda o en el mercado es muy sencillo y bastante económico. Además nos permite saber cómo ha sido el proceso y tener un producto sin pesticidas ni fertilizantes químicos innecesarios.

 

Antes de ponernos a plantar hierbas es necesario conocer las características del suelo, diferenciar los diversos tipos y analizar los contextos, como la localización o el ambiente.

 

La tierra es una materia viva y para que una planta esté en ella en condiciones hay que preservar el equilibrio entre todos sus elementos. Es básico aportar regularmente materia orgánica de calidad para evitar que se agoten los nutrientes. Los suelos de color mas claro o mas pesados y húmedos son apropiados para cierto tipo de plantas. Mientras que los mas oscuros, en los que las raíces suelen ser profundas, son ideales para el cultivo en general de hierbas.

 

Tipos de suelo

Gredoso: tierra ligera y bien drenada. Las hierbas que mejor se adaptan son la mejorana, el romero, el enebro, el hisopo y la ajedrea.

Marga: contiene muchos nutrientes y es desmenuzable y ligera. Esta tierra oscura permite que las raíces tengan una gran ventilación y que las plantas crezcan en condiciones optimas. La albahaca, el cilantro, el perifollo o el levístico son algunas de las mas indicadas.

Pantanoso: con mal drenaje. Perfecto para hierbas como la valeriana o la angélica, que crecen en entornos muy húmedos.

Ligero, arenoso: es muy seco y el agua se deseca con facilidad. Es idóneo para hierbas como el estragón, el tomillo, y la lavanda, que necesitan sequedad.

Arcilloso: suelen contener terrones pegajosos y pesados. Para hierbas como la acedera, la menta, la consuelda y la melisa.

 

Es fácil analizar el tipo de suelo, basta con llenar la mitad de un frasco de cristal de tierra y la otra mitad con agua, agitarlo y esperar a que se deposite la tierra. Así tendrás una idea precisa del equilibrio del suelo: partículas arcillosas en la parte de arriba, capas de arena ligera y limos en el centro y piedras mas pesadas al fondo.

Las tierras neutras, perfectas para el saúco o diversas especies de tomillo, tienden a ser mas alcalinas. Las tierras arcillosas y arenosas suelen ser mas acidas y son ideales para plantas como el brezo, el enebro o la acedera. Para hacer un suelo acido mas alcalino se le puede añadir materia orgánica y cal.

 

Espacio del jardín

Es importante determinar los microclimas del espacio a la hora de configurar un jardín de hierbas. Lo mejor es realzar un sencillo esquema con las áreas despejadas, árboles, césped o arbustos grandes. Sitúa el norte en el dibujo con la ayuda de una brújula. Señala la trayectoria del sol al cruzar el jardín, de este a oeste, y apunta el sur, la zona mas calida. Es imprescindible saber cual es el lugar mas calido del jardín, ya que será allí donde crecerán mejor la gran mayoría de las hierbas. Mientras que los lugares mas fríos son perfectos para la consuelda, que necesita humedad y sombra.

Las vallas dan sombra a determinadas horas y protegen del viento. Es bueno cultivar cerca hierbas que no necesiten demasiado sol, como la melisa. Las piedras del pavimento son perfectas para colocar macetas de hierbas aromáticas. Los estanques son ideales para plantas que, como la angélica, necesiten humedad. Mientras que los muros orientados al sur protegen las plantas mas delicadas de las heladas y permiten cultivar en climas mas fríos hierbas como la salvia o el tomillo, propias de zonas mediterráneas.

 

Espacios reducidos

No es necesario tener mucho espacio de cultivo para plantar plantas.

Los balcones pueden ser una buena opción, especialmente si les da el sol una buena parte del día. Hay que regar mas a menudo las plantas. Las macetas grandes tienen que estar húmedas, pero no demasiado mojadas. Mientras que es mas adecuado colocar las pequeñas en un plato y verter el agua allí.

Los porches, si están resguardados, protegen las plantas mas delicadas, son como pequeños invernaderos. El porche de la entrada de casa es un buen escenario para poner las macetas del jardín en otoño y protegerlas en invierno.

Los patios rodeados de muros de piedras suelen tener plantas trepadoras y macetas. Los muros, sin privarlas del sol, las resguardan del viento. Las casa de pueblo con un pequeño patio son perfectas para cultivar arbustos aromáticas como el hisopo, el hinojo o el laurel.

Los alfeizares de las ventanas en el sur de Europa suelen estar repletos de macetas con plantas que pueden cultivarse en el exterior en los climas mas calidos. Mientras que en los climas mas fríos es mejor situar las macetas al lado de una ventana soleada.

Aromáticas en palet

Sol y sombra

Para hacer un buen proyecto de jardín es básico elegir las plantas idóneas. Saber cuales necesitan sol y cuales sombra. La clave del éxito es reproducir el hábitat natural de las hierbas.

Algunas plantas aromáticas, como el estragón, el orégano o el cilantro, tienen células especiales en las hojas que contienen perfumes concentrados, aceites esenciales. Mas intensa será esta fragancia cuanto mas sol reciban estas plantas, que son originarias de la región mediterránea. Su aroma es perceptible desde lejos. Los aceites esenciales de algunas de estas hierbas se usan en aromaterapia y se extraen por destilación.

Hay hierbas como la angélica, la melisa o el perifollo, que no soportan el pleno sol y prefieren la luz filtrada. En plena naturaleza suelen crecer en los sitios donde la copa de los árboles no es tan densa.

Donde la luz casi no penetra, en lo mas profundo de los bosques, viven algunas de las plantas mas potentes, como la mandrágora o la belladona, cuyos bulbos y raíces contienen ingredientes venenosos denominados alcaloides. En este contexto hay otras hierbas mas inofensivas y fáciles de cultivar que crecen bien en los rincones mas oscuros del jardín y suelen tener hojas de color verde intenso.

 

Condiciones extremas

En ciertas zonas el cultivo de plantas es sumamente complicado. En esos casos es básico protegerlas y observar los tipos de plantas que crecen en los alrededores.

Regiones costeras: el mar influirá en su jardín si vive en la desembocadura de un río o cerca de la playa. Los vientos extremos y la exposición al salitre son perjudiciales para ciertas plantas. Puedes cambiar el microclima plantando un seto de plantas resistentes, como el aligustre. Es el método ideal para proteger las plantas contra el viento. Puedes plantar arbustos, como el saúco o el enebro, detrás del seto. También crecen bien con algo de abrigo especies mediterráneas como la lavanda o el hinojo, que sobreviven en terrenos pobres y secos. Hierbas de porte bajo, como el tomillo o la mejorana, forman densos tapice en las pendientes acusadas.

Regiones calidas y secas: árboles, arbustos y otras plantas aromáticas que desarrollan raíces muy largas para buscar agua son ideales en regiones muy áridas, un ejemplo es el eucalipto, que puede alcanzar los 60 metros de altura en su hábitat natural que es Australia. Durante todo el año arbustos como el laurel o el arrayán lucen sus olorosas hojas verdes, ricas en aceites esenciales.

Regiones frías y húmedas: en las zonas húmedas suelen darse bien una gran variedad de plantas exuberantes. Hierbas como la cola de caballo, la valeriana, la angélica o la consuelda crecen con facilidad donde abunda el agua.

 

Insectos beneficiosos

Plantar hierbas en el jardín es una gran opción para atraer insectos beneficiosos, algunos de los cuales están perdiendo su hábitat natural por los métodos intensivos de cultivos. Métodos que destruyen los prados y setos vivos que solían poblar. Muchos de estos insectos son polinizadores y pueden llegar a ser muy útiles si hay frutales. Además, impiden que se aproximen parásitos al jardín como el pulgón verde o los áfidos.

Una forma de cuidar el jardín es atrayendo insectos beneficiosos, que se sienten atraídos por los aromas de las hierbas, especialmente si están en flor.

Conocidos como “moscas de las flores”, los súfidos son insectos a rayas amarillas y negras. Son atraídos por distintas hierbas, como el tanaceto, el cilantro o la manzanilla. En el jardín se alimentan de áfidos adultos y larvas, así como pulgones verdes y moscas blancas.

Las abejas y los abejorros son grandes polinizadores, pero no pueden luchar contra las plagas.

Para controlar las plagas es básico atraer  las mariquitas, que son aficionadas al eneldo, el cilantro y el hinojo. Además, a estos coleópteros les gustan los áfidos y los pulgones verdes que atacan a las plantas.

 

La rueda de hierbas

Construcción espiral

Es un macizo de hierbas importante si quieres concentrar las hierbas en una zona del jardín. La rueda de hierbas se inventó en el siglo XIX, cuando era común plantar diferentes hierbas en los radios de una rueda de carreta tumbada. Es posible imitar la forma con ladrillos o piedras.

Situar la rueda de hierbas es básico, debe ser un lugar recogido, nivelado y a pleno sol. Además, el acceso a la rueda debe ser fácil y rápido, ya que es normal que no apetezca ir a por hierbas cuando haga frío o llueva.

Clavar un palo en el suelo y atarle un cordel largo es la forma mas sencilla de marcar un circulo. Hay que atar otro palo con punta en el otro extremo de la cuerda para marcar el circulo en el suelo. Los radios se pueden marcar con piedras o ladrillos hundidos en el suelo.

Espiral aromáticas

La tierra de la rueda debe de ser una mezcla a partes iguales de compost, tierra superficial y arena de jardín. Esta combinación asegura un buen drenaje, una textura ligera y aporte de nutrientes. Es ideal para hierbas como la ajedrea, la menta, el tomillo y el romero.

En una rueda con ocho segmentos puedes plantar en cada uno una hierba, mientras que uno con cuatro es posible combinarlas de dos en dos.

Aromáticas y medicinales

Hierbas en maceta

Si no se dispone de demasiado espacio, es interesante cultivar las plantas en macetas. Las hierbas invasoras, por ejemplo, desarrollan unas raíces fuertes llamada estolones y se pueden contener plantándolas en una maceta sin fondo y enterrándola a profundidad suficiente para que el agua se drene. Las macetas son una buena opción para aquellos que vivan en una zona climática que dificulte el cultivo de hierbas en el jardín.

Aromáticas en macetas

Una vez escogido el recipiente, hay que poner cascotes de cerámica o guijarros para airear las raíces de las plantas y facilitar el drenaje. A continuación debes llenar la maceta con sustrato equilibrado de jardinería o preparar su propia mezcla, a partes iguales de arena gruesa, compost y tierra. La composición debe de ser mas fértil que la tierra normal, ya que las hierbas agotaran las reservas de nutrientes antes que si estuvieran plantadas en el jardín. Durante el periodo de crecimiento de las hierbas, es necesario abonarlas con fertilizante liquido, aproximadamente, cada seis semanas. No hay que regar demasiado las macetas.

Ejemplo macetas

Actividades según la estación del año

Primavera: hay que preparar la tierra con compost, sobre todo si es compacta, cuando empieza a calentar el sol. La mejor época para plantar semillas de hierbas, como el perejil o la borraja, y dejarlas en un invernadero hasta que germinen es el comienzo de la primavera. Directamente sobre la tierra se pueden plantar semillas como la capuchina, cuando no existe riesgo de heladas tardías. Cuando hace calor es buen momento para plantar la albahaca, que necesita altas temperaturas para crecer.

No es recomendable podar las plantas al principio de la primavera si existen riesgos de heladas. Es aconsejable revisar las macetas, ver si es necesario transplantar la planta, abonar o añadir compost.

Verano: En esta época es cuando las hierbas están en su mejor momento, en verano se puede recolectar, secar y guardar semillas de capuchina, girasol, eneldo, caléndula o levístico. Siempre que se pueda, además de recolectar hojas frescas, también se tendrá que recolectar y conservar hierbas para poder usarlas en invierno.

Otoño: Podar y acondicionar las plantas tanto como se posible es indispensable en otoño. En esta estación, la melisa o la menta, tienen tallos duros y desordenados, y es necesario cortarlos. Podemos arrancar y convertir en abono plantas anuales que se hayan secado como la caléndula o la ajedrea.

Invierno: es el periodo de hibernación para las plantas. En esta estación debemos decidir como será el jardín la próxima primavera, valorando los resultados hasta el momento. Es básico cubrir las plantas mas delicadas con plásticos o lonas. Hay que dejar de abonar las plantas de maceta de dentro de casa y regarlas lo indispensable.

 

Recolección

Para sacar mayor provecho de las hierbas es necesario saber cual es su momento optimo de recolección. Hierbas medicinales, como el hipérico o la milenrama, se recolectan cuando están en flor. En cambio, hierbas aromáticas como la albahaca se recolectan antes de que florezcan porque es entonces cuando mas se concentra la fragancia en las hojas.

Las mañanas de días secos son el momento propicio para recolectar las flores y las hierbas. Hay que cortarlas con un cuchillo o unas tijeras y colocarlas en una cesta  de manera horizontal. El siguiente paso es retirar las malas hierbas y las hojas estropeadas o enfermas.

 

Conservación de las plantas

Secado: atar las hierbas en manojos, como el tomillo o el romero, y colgarlos cabeza abajo en una cámara de aire caliente. En una semana se secaran. Las flores, como la caléndula o la manzanilla, pueden ponerse separadas sobre una rejilla cubierta con una gasa para que circule el aire entre ellas.

En el caso de no disponer de una cámara de aire caliente, lo mejor es meter las hierbas en el horno, con la puerta entreabierta, a unos 33ºC. Es la opción idónea para secar en pocas horas hojas que tienen mucho agua como las de melisa o albahaca.

Durante dos o tres semanas hay que dejar secar a temperatura ambiente las semillas en bolsas de tela. Las raíces se deben lavar y secar con una paño, cortar en pequeños trozos y secarlas en una rejilla o atar en manojos para colgarlos después.

Congelación: para preparar cubitos de hielo aromáticos se pican las hierbas y se dispones en las cubiteras del congelador con agua o aceite, depende del uso posterior que se le vaya a dar.

Anuncios

Preparados vegetales para el manejo de plagas.

Teniendo en cuenta que la utilización de preparados no debe ser un fin en los cultivos sino finos manejos para mantener los cultivos en equilibrio, os presentamos las siguientes formas de preparados útiles en este sentido, esto es solo una pequeña presentación de varias de las plantas mas comunes para estos fines, esperamos que os sea de utilidad.

 

Especie: (Urtica Dioica) Ortiga

Preparación de purín fermentado: Planta entera menos la raíz 1Kg x 10 Litros, si se usa la planta fresca. Seca 200gr x 10 Litros de agua.

Utilización: Puede aplicarse todo el año sobre las plantas; concentración 1:20.

Efecto: estimula el crecimiento y previene enfermedades criptogámicas.

Preparación de purín en fermentación:  Planta entera menos la raíz 1kg si se usa la planta fresca, seca 200gr x 10 Litros de agua.

Utilización: Se aplica antes de la brotación sobre ramas y hojas diluido a 1:50.

Efecto: Protégé contra el ataque de pulgones y de la araña roja.

Preparación de maceración: 1Kg de Ortiga en 10 Litros de agua durante 12 horas.

Utilización: Se aplica todo el año sobre troncos, ramas y ramitas, puro sin diluir.

Efecto: Protege contra el ataque del pulgón lanigero.

 

Especie: (Matricaria Chamomilla) Manzanilla.

Preparación de infusion decocción: Se usan 50gr de flores secas x 10 Litros de agua.

Utilización: Se aplica en verano sobre las plantas sin diluir.

Efecto: Protégé las semillas y defiende a las plantas en general.

 

Especie: (Lycopersicum Sculentum) Tomate.

Preparación de extracto: Se trituran bien dos puñados de brotes y hojas y se dejados horas en agua.

Utilización: Se aplica cuando se observa el vuelo de las mariposas sobre toda la planta y sin diluir.

Efecto: Protege contra la mariposa del repollo.

 

Especie: (Quassia Amara) Cuasia.

Preparación de decocción: Se prepara hirviendo 150gr de viruta de madera en 10 Litros de agua y agregandole (optativo) 250gr de jabón.

Utilización: Se aplica en primavera y otoño sobre las plantas y sin diluir.

Efecto: Especial contra pulgones, pero puede usarse contra otros insectos.

 

Especie: (Allium Sativum) Ajo.

Preparación de infusion extracto: Se machacan 75gr de ajos y se agregan 10 Litros de agua.

Utilización: Se utiliza a comienzos de la primavera aplicandolo tres veces con un intervalo de 3 días repitiendo la operación antes de la cosecha sobre las plantas y el suelo sin diluir.

Efecto: Inhibe el desarrollo de enfermedades criptogamicas y es muy efectivo contra ácaros y pulgones.

Preparación de pulverización: Se pican finamente 150gr de ajos y se le agregan 2 cucharaditas de café de parafina. Se déjà reposar durante 24horas disolviendo 100gr de jabón diluido en 10 Litros de agua. Se mezcla bien y se filtra.

Utilización: Se aplica en caso de ataque sobre las plantas o al pie del vegetal sin diluir.

Efecto: Buen bactericida apropiado contra diversos insectos.

 

Especie: (Artemisa Absinthium) Ajenjo.

Preparación de purín: Se usan las partes verdes y las flores a razón de 300gr x Litro de agua cn la planta fresca, y de 30gr x Litro de agua con la planta seca.

Utilización: Se aplica en primavera sobre las plantas y sin diluir.

Efecto: Se recomienda contra la hormiga negra y los pulgones.

Preparación de infusion: 300gr x Litro de agua.

Utilización: Se aplica en primavera y otoño sobre las plantas y sin diluir.

Efecto: Especial contra acaros.

Preparación de decocción: 300gr x Litro de agua.

Utilización: Se utiliza en el momento en que se observa el vuelo sobre las plantas y sin diluir.

Efecto: recomendada contra la mosca de las zanahorias.

 

Especie: (Allium Cepa) Cebolla y (allium Sativum) Ajo, (solos o mezclados)

Preparación de purín fermentado: Se usan bulbos y hojas a razón de 500gr x 10 Litros de agua, si se usan plantas frescas, y 200gr x 10 Litros de agua si se usan secas.

Utilización: Se aplica en caso de ataque alrededor de los árboles diluido a 1:10. En el momento del vuelo se aplica sobre las plantas sin diluir.

Efecto: Protégé contra enfermedades criptogramicas y repele insectos en general. Junto con la ortiga controla la arañuela en frutilla. Especial contra la mosca de la zanahoria.

 

Especie: (Equisetum Arvense) Cola de Caballo.

Preparación de decocción: En 10 Litros de agua se hierve 1Kg de cola de caballo fresca (o 150gr en polvo) durante 20/30 minutos. Luego de enfriado se agrega el 1% de silicato sódico para elevar la adherencia.

Utilización: Se aplican cuando aparecen los primeros sintomas de enfermedades de hongos en dilución de 1:5.

Efecto: Fungicida e insecticida de muchos ordenes de insectos.

 

 

Otras recetas.

 

Otras formas de preparar insecticidas a base de ajo:

Es preferable usar bulbos que no fueron fertilizados químicamente, pues se comprobo que una alta fertilización reduce la concentración de sustancias activas. En algunos lugares se recomienda usar el extracto acuoso de ajo inmediatamente de prepararlo, pues se evita que las sustancias activas volatiles desaparezcan antes de lograr su efecto en la planta de cultivo.

-100gr de ajo, ½ Litro de agua, 10gr de jabón, 2 cucharaditas de aceite mineral.

Preparación: Moler finamente los dientes de ajo y dejar reposar durante 48 horas en las dos cucharaditas de aceite mineral. Aparte se prepara la solución jabonosa disolviendo los 10gr de jabón en ½ Litro de agua. Se mezcla, se filtra y se diluye la mezcla en 10 partes de agua.

-3 cabezas de ajo en polvo, se dejan 3 días en parafina liquida, luego se disuelve 1 cucharada grande de jabón en este preparado y se diluye con 10 litros de agua.

 

Preparados con Chile (Capsicum Frutescens):

Es insecticida, repelente de insectos, inhibidor de ingesta y de virus.

Para la protección de plantas se utilizan frutos maduros. La mayor cantidad de sustancias activas se encuentran en la cascara y en las semillas. Las concentraciones demasiado altas causan quemaduras en las hojas, también puede provocar irritaciones en la piel del operario.

-Para controlar áfidos se preprara una solución de chile, ajo y cebolla. Se puverizan los components vegetales, se mezclan con agua y se filtran. Para intensificar la adhesividad del preparado se agrega jabón. (el autor no menciona las cantidades usadas se recomienda probar distintas proporciones en pocas plantas).

-Mezclar un puñado de dientes de ajo molidos y/o chile con 1 Litro de agua y aplicar. Tiene acción repelente sobre insectos devoradores de hojas.

 

Cenizas de Madera.

-Media taza de ceniza de Madera, media taza de cal y 4 Litros de agua. Mezclar bien y dejar reposar durante un tiempo para luego filtrarlos. Es efectivo contra plagas de pepinos como gusanos, vaquitas de los melones.

-Mezclar 1 Litro de agua con una cucharada colmada de ceniza y dejar reposar durante la noche. Al día siguiente filtrar con un lienzo, mezclar esto con una taza de suero de manteca y antes de la aplicación diluir con 3 partes de agua. Efectivo para enfermedades fungosas como oídios, mildius y royas.

 

Otros.

La lista de plantas y productos posibles es inagotable ya que en cada region encontraremos plantas apropiadas repelentes o insecticidas como:

La Ruda, insecticida contra afideos.

Tabaco, insecticida especial para trips.

Menta, repelente de ratones y hormigas. El aceite de menta es repelente contra mosquitos.

Aloe Vera, se ha observado que controla bacterias en dosis de 1 a 2 Kg por 100 Litros de agua ( el aloe previemente macerado por 24 horas) También es bueno utilizarlo como adherente. También se usa contra hongos y como abono foliar.

 

 

Introducción a la agricultura Biointensiva.

¨Devuélvele al suelo tanto como le has quitado – y aún un poco más – y las Naturaleza te recompensará con abundancia¨ (Alan Chadwick, 1909-1980, Maestro de Horticultura)

Cultivo Biointensivo

 

 

Introducción.

El método de cultivo Biointensivo es un método de agricultura ecológica sustentable de pequeña escala enfocada en el autoconsumo y la mini-comercialización. Sin el uso de insumos externos, el método es casi totalmente sustentable y aprovecha la naturaleza para producir altos rendimientos de producción en poco espacio, utilizando menos agua que la agricultura mecanizada convencional. La técnica se realiza a mano con ayuda de alguna herramienta, y consiste en varios principios que pueden ser adaptados a cualquier clima. El resultado es una agricultura ecológica que no solo produce alimentos nutritivos y orgánicos, sino también reconstruye y mejora la fertilidad del suelo. El método Biointensivo brinda una solución a la seguridad alimentaria familiar frente a los grandes problemas que amenazan a los pueblos de todo el mundo: la contaminación y destrucción del medio ambiente, el agotamiento de los recursos naturales y el calentamiento global. Con este énfasis, el método se ha desarrollado para poder cultivar todos los alimentod para una dieta completa y nutritiva en el espacio más reducido posible.

Herramientas huerto

 

Historia.

El método Biointensivo se basa en la agricultura ancestral de China, Grecia y Europa que se practicaba antes de la gran industrialización de la agricultura moderna convencional. La técnica combina principios de la agricultura biodinámica y el cultivo intensivo francés y ha sido desarrollada e investigada durante los últimos 35 años por Ecology Action, ONG estadounidense con sede en California. El director de Ecology Action, John Jeavons, ha escrito varias publicaciones, la más famosa que se llama ¨Cultivo Biointensivo de Alimentos – más alimentos en menos espacio¨ (How to Grow More Vegetables) la cuál ha sido traducida a 8 idiomas y a través de la cual se ha difundido el método a más de 130 países alrededor del mundo.

Cultivo Orgánico

 

 

Filosofía.

Hoy en día, el mundo se encuentra en un estado de crisis en todos los sentidos, económica, alimentaria, etc… El planeta sigue siendo explotado de sus recursos naturales por una población humana creciente y la naturaleza ya no es capaz de satisfacer las grandes exigencias del ser humano. Un colapso global es inevitable si las personas no cambian su manera de vivir. El agotamiento de las energías fósiles y el calentamiento global representan amenazas enormes para la agricultura y, por lo tanto, la supervivencia de los seres humanos sobre el planeta. De toda la superficie del planeta, ¾ partes son ocupadas por los océanos. El recié informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, el GEO-4, informa que tres cuartos de las pesquerías marinas del mundo están o explotadas hasta su límite o sobre-explotadas. Los océanos se nos están muriendo. Del cuarto de planeta que es tierra, 2/3 no son cultivables porque son montañas o desiertos. Entonces, solo 1/12 parte de la superficie de la tierra nos queda, pero de esto, ¾ de los suelos cultivables ya han sido desertificados por el aire, por el agua o por las malas prácticas agrícolas. Ahora tenemos sólo el equivalente a 1/48 de la superficie de la tierra que nos sostiene la vida. Si cuidáramos este 1/48 de suelo cultivable, si lo mantuviéramos fértil, con materia orgánica, con buena vida microbiótica y con los nutrientes adecuados, no habría gran problema. Pero la agricultura convencional resulta en pérdidas inmensas de suelo cultivable debido a que deja expuesto el suelo a la erosión por el aire o por el agua, o lo contamina altamente en agroquímicos. En los estados Unidos, por cada kilo de alimento producido, se pierden o se riende infértil unos 6 kilos de suelo. En los países en desarrollo, el promedio es de 12 kilos de suelo perdido por cada kilo de alimento, y en China, se alcanza hasta 18 kilos. Si seguimos así, dentro de 40 años, ya habremos agotado todo el suelo. Sin embargo, en vez de perder suelo, el método Biointensivo, si se usan adecuadamente e inteligentemente sus técnicas, tiene el potencial de producir hasta 20 kilos por cada kilo de alimento cosechado con sus técnicas.

Huerto urbano

 

Principios del método Biointensivo.

1- Preparación profunda del suelo: Se utilizan técnicas como la doble excavación para manipular tierra hasta una profundidad de 60 cm, lo cual le incorpora aire al suelo y mejora su drenaje. Algo parecido al ¨Bancal elevado¨.

2- Uso de composta: Los suelos se fertilizan por medio de la composta, la cual se produce en la misma huerta. Esto recicla los nutrientes, devolviéndolos al suelo para los siguientes cultivos. La composta tiene muchas propiedades que benefician al suelo – promueve la vida macrobiótica, hace más disponibles los nutrientes en el suelo, absorbe el agua, mejora la estructura del suelo.

3- Uso de semilleros: Las semillas se siembran en semilleros o en almácigos (bandejas de tierra) para producir plantines sanos para transplantar a la huerta. Al empezar la vida de las plantas en semilleros, se permite un mejor control de las condiciones durante las primeras etapas del crecimiento. Se pueden proteger, darles sombra y ahorrar agua y espacio en la huerta.

4- Transplante cercano: Los plantines que se han desarrollado mejor en los almácigos, se trasplantan a las camas para que haya siempre la misma distancia entre cada plantín ( en forma exagonal ). Así que la cama quede totalmente cubierto por las plantas cuando alcancen su tamaño máximo, lo que proporciona un microclima que favorece al desarrollo de las plantas.

5- Asociación de cultivos: Se diseña la huerta para que los cultivos que favorecen una al otro se planten cerca y los que no, se plantan separados. Se plantan especies que atraen insectos beneficiosos y otras que ahuyenten plagas.

6- Rotación de cultivos: Para mantener la fertilidad del suelo, se rotan los cultivos año por año. De esta manera, se evita el agotamiento de los nutrientes del suelo, ya que diferentes especies requieren de distintos nutrientes.

7- Cultivo de carbono: Para que la huerta sea sustentable, hay que producir la cantidad suficiente de composta para seguir fertilizando todos los cultivos año tras año. Esto significa que la huerta tiene que producir suficiente biomasa, con contenido en carbono, para devolver al suelo y mantener su fertilidad. Por lo tanto, un 50% del área se debe dedicar a cultivos de granos que producen mucha biomasa como el maíz, arroz, o plantas forrajeras.

8- Cultivo de calorías: Se seleccionan los cultivos para poder producir una dieta completa y nutritiva desde la huerta. Para poder producir muchas calorías en poco espacio, se deben sembrar un 30% del área de los cultivos con cultivos de raíz altos en calorías como la patata. El área que se queda, el 20%, se dedica a cultivar hortalizas para obtener las vitaminas y minerales necesarios. Dentro de esta área también, se plantan cultivos de alto valor en el mercado para vender.

9- Uso de semillas de polinización abierta: Las semillas de polinización abierta son semillas que no han sido manipuladas para que no sean estables; es decir, semillas no híbridas ni transgénicas. Estas semillas se pueden guardar para sembrar año tras año, seleccionándolas de las mejores plantas y así preservar la genética que mejor se adapta a los cambios climáticos.

Huerto Biointensivo

 

El éxito del Método de Cultivo Biointensivo depende de la aplicación de todos sus principios para asegurar la fertilidad del suelo y por lo tanto los altos rendimientos. Al omitir un principio, hasta se puede deteriorar la fertilidad del suelo muy rápidamente (por ejemplo, usar el trasnplante cercano sin aplicar composta). Si no usa todos los principios, ni lo intente.