Generador eólico casero.

Hace algún tiempo me interesé mucho por saber como funcionaba un aerogenerador, poco a poco fui dándome cuenta que no era tan complicado hacer un pequeño modelo para ver su funcionamiento y entenderlo, para así en un futuro poder fabricar uno mucho mas grande y poder aprovechar la fuerza del viento para generar mi propia energía.

No quiero meterme con muchos tecnicismos para explicar el funcionamiento, pero intentaré explicar como genera energía este aerogenerador.

Como sabéis el viento puede hacer girar unas aspas, a las aspas va cogido un eje, a ese eje le colocamos los imanes que producen un campo magnético, y alrededor de los imanes va una bobina de cobre, el movimiento de los imanes genera en la bobina una energía que podemos aprovechar, es una explicación muy básica pero creo que por ahora es suficiente, veréis que es muy sencillo.

El modelo que fabriqué usa algunos materiales de bajo costo y reciclados.

Materiales:

–       Maderas viejas.

–       Imanes de altavoces estropeados.

–       Cable de cobre de la chatarrería de algún motor eléctrico estropeado.

–       Varilla roscada.

–       Rodamientos.

–       Trozo de tubería de PVC.

–       Lata de refresco.

–       Bridas.

–       Abrazaderas con tirafondo.

–       Cinta aislante.

–       Tuercas y arandelas.

Bueno, lo primero que hice fue hacer mi propia bobina de cobre, para esto utilice un trozo de tubería de PVC, le hice un aujero en el centro por donde pasará la varilla roscada (eje), el aujero tiene que ser mas ancho que la varilla para que no roce cuando esta gire.

IMG_2216

Después use unas bridas para hacer las guías, a las bridas les quite las cabezas y las enrolle alrededor del tubo, después las sujeté con cinta aislante, hay cuatro guías, dos a los extremos del tubo y otras dos en el centro del tubo, siempre dejando el aujero del eje libre para que la varilla no roce.

IMG_2219

Después de desmontar el motor eléctrico para sacar la bobina de cobre que tiene, que por cierto, lo que se debe hacer cuando estéis desmontando la bobina es ir enrollando el cobre en algún sitio para que después sea mas fácil su utilización, una vez tenemos nuestro cable de cobre preparado empezaremos a enrollarlo en nuestro tubo de PVC, es importante que vayáis contando las vueltas para dar las mismas vueltas en los dos espacios que hemos dejado, usamos las guías para que el cable quede ordenado, cuantas mas vueltas tenga nuestra bobina mas energía generará.

IMG_2222

Cuando tengáis la mitad del tubo completado se le darán unas vueltas con cinta aislante para que quede bien sujeto y no se mueva, así podréis empezar la segunda parte de el bobinado.

IMG_2223

Para el bobinado hay que dejar dos trozos de cable sobrante cuando empecemos, de ahí saldrá nuestra electricidad, un trozo en cada mitad, así nos quedará un trozo de cable en la parte de arribo del tubo de PVC y otro en la parte de abajo.

El bobinado es la parte que mas tiempo cuesta para hacer, pero también es lo mas importante.

Una vez tuve la bobina preparé una estructura con maderas para sujetar con unas bridas nuestro bobinado, coloqué las abrazaderas y los rodamientos, pasé la varilla por los rodamientos y la sujeté a estos para que no se moviera pero si que pudiera girar, como en la foto de mas arriba, pero con todo bien sujeto.

Una vez tenía la bobina con el eje bien sujeto empecé a colocar los imanes en el eje dentro de la bobina, los imanes son de unos viejos altavoces de ordenador, no son muy buenos pero para hacer la prueba son mas que suficientes, los mejores imanes que hay son los de neodimio. Para colocar los imanes use unas bridas y unos topes para que los imanes quedarán bien fijados en el eje, esto me costó mucho, pero con paciencia lo conseguiréis, los imanes tienen que quedar con un polo hacia cada lado, así que cuando los estéis poniendo en el eje los imanes se atraen y dificulta un poco el trabajo para que queden bien, por este motivo use unos topes, de esa manera se atraen pero con los topes quedan rectos. Los sujeté con bridas y algo de cinta aislante.

IMG_2227

Al terminar con todo esto probé con un tester cogido a los dos cables de cobre que dejé saliendo de la bobina a ver si me daba algo de voltaje, giraba el eje con la mano para que los imanes giraran dentro de la bobina y generaran algo de electricidad, me daba muy poquito voltaje, pero bueno es una pequeña maqueta.

IMG_6706

Ahora ya tenemos nuestro generador, solo falta algo para que haga girar los imanes por dentro de la bobina, para esto usamos unas aspas, como los molinos de toda la vida pero con otra técnica mucho mas sencilla, ya veréis. Cogemos dos latas de refresco de 330ml, y las cortamos por la mitad dejando la parte de la boquilla en una de las mitades, esta parte no nos sirve para nuestro molino.

IMG_2248

Una vez tenemos las dos mitades cortadas las colocamos en el eje, para esto utilicé unas arandelas y unas tuercas, las arandelas sujetan la lata y las tuercas aprietan, al colocar las latas en el eje no hay que hacerlo en un extremo de la lata, sino a la mitad del primer tercio, de esta manera el aire hará que giren, para el diseño de este tipo de molino hay mucha información en Internet y muy técnica.

IMG_2250

Ahora solo falta ver si con la fuerza del viento el aerogenerador puede funcionar, y bueno así es con muy poco viento el aerogenerador funcionaba, giraba a muchísima velocidad, hay que tener en cuenta que no teníamos ningún elemento conectado al aerogenerador, en cuanto le colocáramos cualquier elemento eléctrico que generara un consumo haría un campo magnético en nuestra bobina y esto haría de freno para los imanes, no girarían tan rápido.

Dentro de poco colgaré el video para que veáis como funciona con el viento.

Muchas gracias por seguir nuestro blog.

 

Anuncios

Los minerales en el Aloe Vera

 

Los minerales son elementos químicos inorgánicos imprescindibles para el correcto funcionamiento del organismo. Junto con las vitaminas actúan en la formación y regeneración de huesos, cartílagos, uñas y pelo, también regulan nuestro sistema nervioso y son imprescindibles a la hora de regular el metabolismo.

Nuestras costumbres alimenticias deberían aportarnos diariamente 15 minerales distintos de los cuales 6 serian en grandes cantidades (100mg/dia) y los otros nueve en cantidades menores.

Los minerales básicos, o también llamados macro nutrimentos, serian el calcio, fosforo, magnesio, sodio, potasio y cloro.

En una cucharada de gel puro de Aloe Vera podemos encontrar, entre otras sustancias, 20 minerales, de los cuales cabe destacar, por su importancia para el organismo: calcio, magnesio, sodio, cobre, hierro, manganeso, potasio, cinc, cromo y germanio.

Del germanio ya hablamos en una publicación anterior, por lo cual ahora explicaremos las funciones y la importancia de los restantes para un correcto y adecuado funcionamiento de nuestro cuerpo.

El Calcio, es el mineral mas abundante en nuestro organismo y es fundamental para conservar los huesos, en los cuales se encuentra el 90% de este mineral, y es absorbido desde ahí por la sangre y los tejidos. Disminuye los niveles de colesterol en la sangre por lo que previene enfermedades cardiovasculares, también en la sangre actúa como anticoagulante. Los músculos lo utilizan  para estirarse y contraerse, por lo que su deficiencia puede provocar calambres. Y como todos sabemos, previene la osteoporosis.

El Cinc, es un gran antioxidante natural. Es esencial en la acción que tiene la insulina en nuestro cuerpo. Sintetiza las proteínas, ayuda a cicatrizar heridas, nos mantiene la vista sana e interviene en la síntesis del colágeno. También ayuda hormonalmente a hombres y mujeres y cabe destacar que es la glándula prostática donde mas cinc se acumula.

El Cobre, su función en el organismo es proporcionar flexibilidad en los capilares y las arterias. Una carencia de cobre podría reflejarse en nuestro organismo en forma de estrés, ansiedad, etc.… ya que resulta imprescindible en la formación de la mielina que es como una cobertura para nuestros nervios. También el cobre actúa en la formación de colágeno, que forma parte de nuestros músculos, cartílagos, pelo, uñas, ojos, etc. Y protege nuestros órganos internos. Su deficiencia puede provocar problemas a la hora de cicatrizar la piel. Interviene también en la formación de melanina, lo que nos ayuda a combatir las manchas de la piel.

El Cromo, es esencial, sobre todo en las personas que padecen diabetes, ya que aumenta la tolerancia a la glucosa regulando los niveles de azúcar en sangre. Ayuda a controlar el colesterol y los triglicéridos por lo que combate la arterioesclerosis y participa en el metabolismo de los hidratos de carbono.

El Hierro es indispensable para transportar el oxigeno por la sangre hacia los tejidos. Junto al cromo transporta las proteínas por el organismo. Nos defiende de los radicales libres, metaboliza las vitaminas del grupo B, transporta energía a todas las células del cuerpo, sintetiza el ADN, protege y ayuda al sistema inmune destruyendo bacterias y microorganismos dañinos.

El Magnesio, regula el ritmo cardiaco y la temperatura corporal, mantiene y repara células y tejidos, regula el colesterol, interviene en el equilibrio hormonal disminuyendo los dolores premenstruales, favorece el sueño y la relajación, actúa contra el reflujo ácido del estómago y mejora la circulación y el estado de los nervios.

El Manganeso, combinado con el cinc es un tratamiento contra la esquizofrenia. Ayuda a las vitaminas B1 y E a ser utilizadas por el organismo. También favorece la coagulación de la sangre, el desarrollo de los tejidos y la formación de huesos. Regula el metabolismo, aporta equilibrio mental y corporal, mantiene activo el deseo de realizar cosas nuevas y actúa contra el cansancio. Sintetiza la urea por lo que mantiene sanos los riñones, nos protege de infecciones, mejora las funciones digestivas, protege los tejidos, favorece la cicatrización en casos de úlceras dérmicas, refuerza pelo y uñas y ayuda a combatir el asma y la rinitis.

El Potasio, actúa en la construcción de las proteínas, favorece la eliminación de líquidos, combate la fatiga, regula la presión arterial, estimula el correcto funcionamiento de los intestinos, es indispensable para que los niños crezcan y se desarrollen correctamente, participa en la conversión de la glucosa en glucógeno, mantiene el equilibrio ácido-alcalino, normaliza el ritmo cardíaco junto al calcio y el sodio, y junto al fósforo transporta el oxigeno al cerebro.

El Sodio, siempre actúa en colaboración con el potasio y juntos nos ayudan así: regulan los líquidos, nos aportan energía, regulan el reparto del agua en el organismo, participan en la conducción de los impulsos nerviosos y contribuyen al proceso digestivo.